domingo, 21 de julio de 2013

Salidas no documentadas. Deducción de gastos. Amplitud de prueba


 

 

El gasto deducible es aquel necesario para obtener, mantener y conservar las ganancias gravadas, siendo condición necesaria para que el gasto sea deducible que la erogación considerada como gasto esté respaldada por documentación, para que la partida sea contemplada en el aspecto negativo de la formación del resultado imponible. En razón de ello, el artículo 37 de la ley del impuesto a las ganancias establece una alícuota, que es la máxima de la escala del tributo; sin considerar la calidad del sujeto pasivo, se debe tributar por el hecho de una salida no documentada y no justificable. El carácter de esa presunción legal autoriza a emplear por parte del responsable todos los medios de prueba que permitan demostrar fehacientemente que el gasto es, no obstante carecer de respaldo documental, necesario y, por tanto, deducible. En forma concordante, el artículo 52 del decreto reglamentario de la ley del impuesto a las ganancias (hoy, art. 55) dispone que, cuando las circunstancias del caso evidencien su destino al pago de servicios para obtener, mantener y conservar ganancias gravadas, podrá admitirse la deducción del gasto en el balance respectivo.
 
En ese contexto, se confirmó el criterio del TFN que revocó la resolución determinativa, pues se concluyó que la prueba producida acredita los pagos efectuados por la actora a uno de los proveedores cuestionados.
 
 
CARBOCLOR SA - CNFED. CONT. ADM. - SALA III - 12/8/2010